Teólogo jesuita reivindica una nueva Iglesia que integre a las mujeres

Barcelona, 20 mar (EFE).- El teólogo y jesuita Víctor Codina, de 85 años, de los que 35 los ha pasado en Bolivia, reivindica “una teología que responda a los interrogantes de hoy, no a los de ayer, y que se exprese en el lenguaje del mundo de hoy”, y una Iglesia “diferente, sin exclusiones de ningún tipo” que integre a las mujeres.

Codina ha presentado esta tarde en la sede de Cristianisme i Justicia de Barcelona su libro “Sueños de un viejo teólogo”, publicado por Mensajero, en el que analiza “con libertad” cuestiones candentes de la Iglesia

El jesuita ha dicho que se ha animado a poner por escrito algunos de sus sueños de viejo teólogo.

“La libertad y la serenidad que dan los años”, así como “el clima de confianza suscitado” por la llegada del papa Francisco han sido los alicientes que le han llevado a expresar y publicar ahora sus sueños.

“Son sueños en vigilia, utópicos, escritos cuando las sombras del día y de la vida se alargan”, explica.

A través de ellos, Codina reflexiona sobre temas de actualidad de la Iglesia y de la teología hoy, formulando “lo que seguramente muchos sienten y no se atreven a expresar”.

Aclara el autor que “no constituyen críticas a nadie, no son profecías ni amenazas”.

Entre los sueños que expresa, está “una teología que responda a los interrogantes de hoy, no a los de ayer, y que se exprese en el lenguaje del mundo de hoy”.

El autor también sueña “con una iglesia diferente, sin exclusiones de ningún tipo, con igualdad de derechos y obligaciones para todos, donde la mujer ocupe el lugar y el rol que Dios le ha otorgado”.

Convencido que “no podemos esperar que esta renovación venga sólo de arriba”, el religioso dirige su libro a “aquellas personas que quieran profundizar críticamente en su fe y vida cristiana y que sueñan con un cristianismo y una Iglesia más próxima al seguimiento del Jesús pobre y humilde de Nazaret”.

Víctor Codina, nacido en 1931, estudió filosofía y teología en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), Innsbruck (Austria) y Roma y en 1982 se trasladó a Bolivia donde vive desde entonces combinando su dedicación como profesor de Teología en la Universidad Católica de Cochabamba y su trabajo en barrios populares.

Reconocido teólogo, es miembro del centro de estudios Cristianisme i Justícia de Barcelona y uno de los autores habituales de las publicaciones de este centro. EFE